Carlos Lavado: “Conmigo no hay discapacidad»

Lo primero que hizo Carlos Lavado al recibir su primer incentivo económico gracias a Trabaja Perú fue sacarse el clavo. Una vecina le había dicho que él nunca conseguiría trabajo,…

Lo primero que hizo Carlos Lavado al recibir su primer incentivo económico gracias a Trabaja Perú fue sacarse el clavo. Una vecina le había dicho que él nunca conseguiría trabajo, pero ello no le desanimó. Por el contrario, su fuerza de voluntad se mantuvo, como él demuestra, siempre a tope. Así que se acercó a ella -que, para efectos de esta historia, vendía un producto que él deseaba- y le mostró el resultado de su esfuerzo. “Yo fui donde la señora con 100 soles y le dije: ¡Cóbrece!”, asegura sonriente.

A sus 60 años, Carlos es una de las más de 30 personas que han conseguido empleo temporal este año en el distrito de Carabayllo, Lima, a partir de la construcción de una losa deportiva multiusos. Para él, su discapacidad intelectual nunca fue una razón para desanimarse, pese a que sentía que mucha gente le daba la espalda, como su vecina. “Me discriminan”, afirma. “Qué malos porque la gente me choteaba, me decía que no, hasta que llegué a este trabajo”, cuenta.

Carlos tiene claro lo difícil que es tener algún tipo de discapacidad en una ciudad como Lima, que no es amigable con este sector de la población, en especial desde que perdió a su madre hace unos meses. “Yo vivo solo porque ya me dejó mi mamá. Ella era mi motor y motivo, por ella yo trabajaba, iba lejos”, dice. Con el dinero que obtiene a partir de su labor en la mencionada obra, él puede mantenerse.

Como Carlos, más de 500 personas con discapacidad han conseguido un empleo temporal este 2019 a partir de proyectos cofinanciados por Trabaja Perú. Para él, es importante que más gente sepa que puede encontrar, de la misma forma, un espacio que les permita, además de generar ingresos, lograr su empoderamiento. “A mis amigos discapacitados les animo, ¿por qué no se inscriben? Conmigo no hay discapacidad, el que quiere puede”, apunta. Las ganas le sobran.

compartir:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *